La acumulación y la herencia

Es increíble lo que se puede acumular no habiéndose mudado en 35 años. Los domingos, días deprimentes si los hay, sobre todo en mal tiempo, me propongo ordenar lo que pasa desapercibido por estar cuidadosamente oculto en placares, cajones, estantes… Sobre todo, me propongo tirar o regalar objetos que sólo tienen valor para mí, pero que no significan nada para los que algún día tendrán que vaciar esos espacios ocupados por hitos de una vida que no tiene nada que ver con ellos.

Miro, por ejemplo, las artesanías que traje de cada uno de mis viajes. Me recuerdan lo que viví; para los que vienen atrás, son sólo objetos, quizá algunos redimidos por un valor económico. Miro mis cuadros, cada uno representativo de mi historia particular con el artista. Sobre todo, miro mi enorme biblioteca, destinada a las librerías de segunda mano por una suma irrisoria, porque esos que vienen atrás no dan valor alguno a libros que no sean “prácticos”.

No he acumulado por acumular. Cada objeto cuenta una parte de mi historia. Alguna vez quise compartirla. No hubo quórum. Y sigo mirando, saco, vuelvo a guardar… me falta coraje. Hoy es domingo otra vez.

Anuncios

One thought on “La acumulación y la herencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s